He perdido la cuenta. Cantidad de mujeres —y varios hombres— que me cuentan que se sienten para el culo, porque algo adentro les susurra que están destinados a otra vida, pero siguen programados para encajar.

Almas libres, que no terminan de saber que lo son

Aterriza en 5 minutos de calma, intimidad y alivio.

ESCRIBE como quieras ✍

Para hacer dulce de leche con tu Vida.

Señores pasajeros…

Pedimos por favor abrochar sus cinturones de seguridad. Estamos comenzando el aterrizaje, mantengan sus respaldos rectos y recordamos que está prohibido el uso de aparatos electrónicos hasta llegar a nuestro destino.

O algo así, ¿verdad?

Es que paso más tiempo en el cielo que en el suelo, tanto en metáfora como en la realidad.

Ahora… si la cosa se pone chunga, amarga, agridulce o dolorosa, que haya dulce de leche.

Bueno… si no te gusta, hay otros dulces.

El tema es que sepas elegirlo mientras aterrizas en donde sea y cuando sea sintiendo más seguridad, porque el piloto puedes ser solo tú.

Y sí, están prohibidas las pantallas como en cualquier aterrizaje.

Para revolver todo lo que sucede adentro de tu mente y corazón y para que la cocción por fuera se vea más rica y deliciosa de lo que ha sido hasta ahora, vas a tener que coger papel y boli.

Como en los viejos tiempos, si es que has vivido en ellos.

 

 

En mis correos semanales intento —dicen que se me da bien— mostrarte entre historias, risas e información, que tienes oro dentro de ti para elegir. Y que todo eso que no te animas a ser y hacer, que te provoca insomnio por indecisión o no sabes por qué te chilla ese algo adentro, puedes explotarlo sin cuentos ajenos ni explicaciones externas.

Tienes tus respuestas adentro.

Que se dice poco.

Cuando te suscribes, recibes una especie de guía o cuadernillo para que pruebes la escritura libre por ti misma. Es un comienzo mínimo para escupir lo que sucede ahora mismo contigo.

Tu historia no es la mía, porque cada uno trae sus cositas de fábrica. Y los caminos andados son tan variopintos como personas hay en este planeta.

Pero lo que yo te cuento de cambios, incertidumbre, miedos, decisiones, relaciones y demás combos, te lleva a reflexionar sobre tu propia existencia.

Eso sucede solo si te ves a ti misma entre alguna de las siguientes personas:

  • Llevas tiempo deambulando con la esperanza de encontrar respuestas. Porque como ya eres la oveja negra en tu familia y no encajas ni con pegatinas brillantes en tus entornos, crees que eres una marciana de Júpiter. Pero resulta que eres de Urano y no lo sabes. Todavía.
  • Estás harta de la comodidad, porque te pone incómoda.

            (Lee esto más de 2 veces).

  • Sientes miedo e inseguridad cuando intentas ponerte en primer lugar, elevar tu voz o decir que NO. Y sigues adaptándote para no sobresalir. Todos antes que tú.
  • Te cuesta frenar, decir BASTA y cumplir con tu palabra. Y no es, precisamente, porque no quieras.
  • Te han programado para ser, hacer y tener lo mismo que han tenido tus abuelitos, padres, tutores y/o encargados. Lo mismo que la jungla o pueblo en el que vives. Pero tú sientes un mariposeo constante, o diez mil gusanos pasándola en grande en una orgía masiva, porque sabes que no. Hay algo que no va contigo. ¿Qué es? ¿Por dónde? ¡¿Pero cómo?!
  • Estás sola (o solo), pero oh, oh, oh. Todo lo que ven tus ojos son parejas felices. Gente brillando con una media naranja (pocas veces está entera, mamila). Pero se suponía que tú estarías entre ellos. Y que también traerías hijos a este bellísimo planeta, ¿verdad? ¿Qué te dijeron que debías hacer con tu vida y tu útero, leona? Y ahí estás tú… preguntándole al Universo con inciensos o buscando un camino que te dé respuestas (ese camino puede ser cualquier cosa, terapeutas incluidos). Porque sí. Porque has venido para tener un propósito único y distinto al del resto. ¿Cuál?
  • Tienes una sensibilidad altísima. Sabes que tu intuición es más alta que la media y te das cuenta que esos moldes ajenos no son tuyos. Tienes ganas de hacer cambios, quieres usar esos dones a tu favor. ¿Cómo, por dónde empiezo?
  • Estás en un período de tu vida donde ya te tocan los ovarios (y cojones) muchas cosas que antes pasabas por alto, y no encuentras la forma de ser honesta sin rugir y morder.
  • Te sientes sola, más de una vez. Estás rodeada de gente: familia, amigos, compañeros, colaboradores, gente muy guay. Pero… adentro los gusanos siguen de juerga dale que va. ¿Qué sucede?
  • Quieres VOLAR.¿Y cómo sabes si te irá bien o no? ¿Cómo confías?
  • Sabes de dónde eres o dónde han estado tus raíces, pero has escuchado que el dulce de leche argentino está de puta madre. Te encantaría probar los mejores, pero claro… Argentina está en la loma del culo y encima es un caos (y poco accesible para muchos). ¿Dónde puedo encontrar un buen dulce de leche?

Llévate 3 ejercicios SIMPLES para empezar en casa

¿Adónde te lo envío?

Responsable: Poli Impelli. Finalidad: enviarte mi cuadernillo gratuito, como también correos con otros contenidos y recursos. Legitimación: consentimiento del usuario/a. Destinatarios: los datos que me facilitas estarán almacenados en los servidores de MailerLite (mi proveedor de email marketing), ubicado en Dublin, Irlanda, Puedes ver la Política de Privacidad de MailerLite. Derechos: siempre podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos personales.

Wait, Poli! Eso que me das arriba, ¿es para mí? 

 

Hay varios escenarios más de personas que están dentro o que han pasado por los encuentros de escritura libre.

Y lo del dulce de leche no es broma.

Adentro te cuento por qué para hacer con la vida un dulce de leche a través de una herramienta diaria tan efectiva y simple, necesitas comprender la interpretación que tienes del mundo y cómo te hablas, qué te dices y te cuentas a ti misma.

Porque cuando tienes sueños concretos que te encantaría cumplir y no frenas, te pasas por encima la libertad de elegir.

Y tú ya eres un alma libre.  

¿Qué historia te estás contando, corazón de melón?

Y porque quedarte donde estás, ya te ha dolido lo suficiente.

Me dicen Poli.

Suelo ser simple como tú, aunque este es mi estado más natural: 

  • Cerca del agua
  • Con pañuelos en la cabeza, por si se me descuelga en algún avión
  • Escribiendo donde me encuentre la vida

—¿Y a mí que me importa, Poli?

—Bueno, es que si vas a dejarme tu correo o quieres saber quién te escribe, como mínimo asústate a tiempo (arriba en esta página verás el enlace al Sobre Mí).

Aparte del cuadernillo, 

¿qué más hay para mí?

 

El cuadernillo lo recibes solamente si dejas tu correo. No lo envío de otra forma, ni lo verás públicamente en internet.  

Recibirás mis emails 3 veces por semana. Si cambio de opinión, serás la primera (o primero) en saberlo.

Allí te cuento más de una historia, mía o ajena.

Te recuerdo experiencias que has olvidado, te dejo algunos tips, reflexiones y temas de la vida diaria para que te mires.

Solo desde mi experiencia personal (larga a esta altura, ja), verás qué sucede cuando escribes a la hora de tomar decisiones, de gestionar lo que no sabes, de hacerle frente a los miedos.

Sobre todo si, como yo, eres una especie de outsider que no encaja con la media.

Pero todavía no tienes muy claro a qué soronchón has venido. Ni cómo se hace para moverte de las normas sociales sin ser un plomazo, avanzando hacia adentro para aclarar para qué car4jo quieres, cómo lo quieres e ir a por ello.

 

También largarás algunas carcajadas.

Adentro estamos todos crazy, ya te digo…

Pero ellos son mis íntimos.

Porque en mi Tierra se enteran de todo.

Y si quieren, comparten.

Saben que aquí nadie está obligado a nada.

Eso te da la escritura: libertad.

 

✍ Cuando escribes libremente, no te maquillas ni arreglas nada.

Solo quitas mugre. Eliminas. Miras. Observas. Te entiendes.

Nada de arreglos, parches, reglas, estructuras ni la mar en coche.

Olvídate de todo lo que te dijeron o te dicen.

Ni lo que te diga yo si no está alineado contigo.

Todo lo que escribas es tuyo.  

 

Sabes que tu vecino puede tener el mismo problema que tú o la misma alegría en un momento dado, pero tu mirada, tus emociones y actitud pueden ser completamente diferentes. 

¿Por qué?

¡Si estamos viendo, tocando, escuchando y observando lo mismo!

Escribir te resuelve estas dos preguntas:

¿Por qué?

¿Para qué?

 

Quienes se animan a indagar en estas preguntas, van a por más. 

Verás adentro que te daré enlaces con los detalles de los servicios (talleres y encuentros) de escritura. Esto también lo recibes como opción. 

Invirtiendo más tiempo, y dinero. Tú eliges.

Mientras, empieza en pequeño. Y ya sabes, alma libre…

sueña en grande.

MIRA tu diálogo interno, priorízate y VUELA ✈

 

Scroll al inicio